EL CAMINO A LA FAMA

  
-¿Qué tengo que hacer para ser famosa? – Me preguntó Clara, una alumna de canto que tiene de diez años.
– ¿Quieres ser buena o quieres ser famosa? – Le dije.

 – Las dos – Me respondió.

 – Y ¿qué prefieres ser famosa por buena o ser famosa por mala?

– Por buena.

– Entonces vamos a trabajar en lo primero y después nos ocupamos de la fama.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

¿LES IMPORTA SI CANTO?

Ilas-ChesterNOTA.jpg

11 de la noche, sala llena. Listos para algo que sabíamos era un privilegio. Después de haberlo visto tantas veces entre multitudes en la efervescencia de su éxito, hoy ya consagrado, lo tendríamos en la intimidad de 200 personas. 

Me paro frente al micrófono para hacer el anuncio. “Señores, vamos a recibir en este escenario a una persona que nos llenó la vida de canciones, alguien que redefinió con elegancia el gusto popular. Es un honor contar con su presencia, y es que la vamos a pasar muy bien,  él le cantó a la montaña que decora mi ciudad y él es es uno en un millón, señoras y señores con ustedes el maestro Ilan Chester.

Con los aplausos de bienvenida entre el público se escuchó un grito frenético.

– ¡Cerro Ávila!

– Tranquilo, ya vamos pa’ ya -Respondió el artista con calma y sonrisa.

Los músicos eran más jóvenes que él, tres virtuosos de la nueva generación que prometían renovar nota a nota el sonido de las canciones de siempre.

El público estaba dispuesto en mesas con servicio de whisky. Las botellas casi llenas comenzaban a ser distribuidas en los vasos rebosados de hielo, mientras las miradas de todos seguían alegres los gestos del cantante. 

A solo tres canciones de haber comenzado yo empecé a sentir la ansiedad de no querer que se acabara. De haber sido un plato habría comenzado a comer mucho más lento, pero a diferencia de la comida, la música está ceñida a la matemática del tiempo.

“Cerro Ávila”, volvió a gritar otro entusiasta. Esta vez el cantante, sin perder el hilo de sus palabras, hizo caso omiso de la interrupción y con las manos en el piano comenzó a sorprender con una agraciada improvisación que delataba su dominio del mundo diatónico.

El sonido de la sala era impecable, se podían apreciar desde las notas fantasmas del bajista hasta el sutil delay de la guitarra.

Dos canciones más tarde, la nostalgia del repertorio se hizo presente en varias mesas donde algunas personas comenzaron a compartir anécdotas de la época, dándose el tupé de usar al protagonista de la noche como cortina musical. Sigue leyendo

9 comentarios

Archivado bajo ARTÍCULOS

¿MÚSICO APOLÍTICO?


0930edo

Un bebé recién nacido necesita que el mundo esté a su servicio, sencillamente porque no puede valerse por si mismo. La preocupación fundamental de un niño es que el mundo se encargue de crear las condiciones para que él pueda seguir haciendo lo que él necesita, lo que más le guste o lo que más le plazca. Al crecer, el ser humano, comienza a ser consciente de su entorno social, de las necesidades de los demás y eventualmente, junto a la llegada de la madurez se reconoce como alguien que además de recibir, tiene que comenzar a dar.

La política tiene que ver con la actividad de una sociedad, cómo se desarrolla y cómo resuelve sus problemas. En este sentido, la política no es un fenómeno aislado que le atañe solo a aquellos que se hacen llamar políticos, no, la política es una responsabilidad inherente al ciudadano. Obviamente, cada quien la ejercerá según el alcance y la responsabilidad que tenga.

Creer que nuestra actividad personal o profesional es tan importante que nos hace inmunes a la política, es pedirle a todos los demás que se encarguen de resolver los problemas para nosotros poder seguir haciendo lo que queremos, lo que nos gusta o lo que más nos plazca. Sí, igual a que un niño, solo que en el niño eso es un derecho y en el adulto es una irresponsabilidad.

C.

1 comentario

Archivado bajo ARTÍCULOS

EL VUELO DEL CUATRISTA

César y Jorge

Todos sabemos lo complicado que puede ser viajar en avión.

– Yo siempre soy el que llega de primero al aeropuerto, porque prefiero viajar con sueñito y relajado que descansado y con estrés.

Fue lo que me dijo Jorge mientras con el trago de ron en la mano luchaba para que no se le cerraran los ojos. Esa mañana, después de veinte minutos de sueño, se despertó a a la una y media para llegar con tiempo a su vuelo, que salía al amanecer.

En la noche, después de su viaje, nos conseguimos en casa de unos amigos donde acordamos vernos para hacer una velada musical. Luego de tocar, comer y tomar, su cansancio era evidente. Noté también que tenía una extraña marca en la frente, pero con todo y eso, su entusiasmo no mermaba y me empezó a contar los detalles de su odisea desde el momento en que llegó a la taquilla de la aerolínea en el aeropuerto.

– Señor puede llevar solamente un equipaje de mano – Le dijo la representante de la aerolínea.

– Pero es que uno es equipaje de mano y este otro es un cuatro – le explicó Jorge.

El cuatro, es un instrumento folclórico típico de Venezuela y Colombia. Hasta hace relativamente poco su rol principal era el de acompañante, pero en las últimas décadas y gracias al aporte de grandes músicos, su complejidad técnica se ha elevado a los niveles del virtuosismo, consagrándolo en la categoría de los instrumentos solistas de concierto. Jorge, sin lugar a dudas, es uno de los intérpretes más avanzados y sofisticados en esta evolución musical.

– Señorita – prosiguió Jorge, procurando ganarse la simpatía de mujer ya entrada en años -. Yo he viajado mucho con este cuatro y nunca he tenido problema, porque tengo entendido que las regulaciones permiten que además del equipaje de mano uno viaje con su instrumento musical.

– Lo siento señor, pero si usted quiere viajar, alguno de los dos bultos tendrá que pasar por equipaje.

Claro, la ventaja de nuestros países es que uno en el fondo sabe que todo es posible, sencillamente hay que conseguir la forma de darle la vuelta a las cosas. Efectivamente después de un tira y encoge y de negociaciones burocráticas que incluyeron ruegos y piropos, se llegó a un pequeño acuerdo.

– Está bien, vamos a hacer una excepción, pero lo vamos a tener que ubicar en la parte de atrás del avión.

La verdad es que si no es primera clase cualquier otro asiento del avión da exactamente igual, exceptuando a los últimos puestos, porque estos tienen un detalle fatal, no se reclinan. Y a pesar de haber llegado de primero, en el último puesto de la última fila, como un niño castigado tuvo que sentarse Jorge, acomodando su cuatro como pudo entre maletas llenas de encargos, laptops y botellas del Duty Free.

Nadie le preguntó por qué llevaba ese instrumento ni qué pensaba hacer él y él tampoco le contó nadie que lo llevaba para representar a Venezuela tocando con la orquesta sinfónica de Miami en una celebración internacional por el día de la independencia. Tampoco les contó que haría un concierto con otros dos cuatristas junto con quienes recientemente había sido nominado al Grammy como un mejor agrupación de música folclórica. Nadie se enteró que en la parte de atrás del avión tenían castigado a uno de los embajadores más importantes del legado musical de todo un país, cuya única fechoría había sido llevar consigo el instrumento con el que representaría a los venezolanos ante los ojos del mundo.

– Jorge, deberías dejar ese trago e irte a dormir – Le dije mientras él volvía a cabecear -. Pero antes de que te vayas, aclárame una cosa ¿qué es esa marca tan rara que tienes en la frente?

– Ah compaito – me dijo con su acento oriental-. Lo que pasa es que como el asiento no se echaba pa’trás yo me tuve que echar pa’lante, me quedé dormido con la cabeza pegada al asiento de enfrente y se me marcó la raya de la mesita. Pero eso seguro se me quita mañana.

César Muñoz.

Y para que no quede duda de quién estoy hablando, aquí les dejo el testimonio en video de uno de los maravillosos momentos de esa velada.

3 comentarios

Archivado bajo ARTÍCULOS

LO QUE NO MATA ENGORDA

20100716-111213-pic-979193912_t640

El refranero popular suele sorprender por la sabiduría que encierran sus palabras, camarón que se duerme se lo lleva la corriente (este es increíble sobre todo porque fue inventado antes de la electricidad); flojo trabaja roble, dobble, triple; más vale pájaro en mano que mal acompañado y tantos otros. Pero hay uno en particular que nunca entendí hasta el día de hoy “lo que no mata engorda”. Porque si de verdad lo que no mata engorda entonces hacer dieta sería suicidio y la inquietud de Hamlet probablemente hubiera sido “engordar o morir, he allí el dilema”.

Por eso, cuando lo escuché por primera vez, pensé que la persona se había equivocado y había querido decir algo como “la que no es flaca es gorda” o “lo que me engorda no es la mata” o “a mi me mata esa gorda”. Otra cosa que pensé es que podía referirse a algo como el cuchillo, el cual tiene dos funciones, una como arma blanca y otra como herramienta para comer. En este sentido, el cuchillo que no es usado para matar, es usado para alimentarse, lo que quiere decir que si no mata engorda, pero luego me pareció un poco rebuscado y además el refrán generalmente se dice cuando se tiene la comida en la mano o en un tenedor, por lo cual la teoría del cuchillo quedó descartada.

Recién fue que me di cuenta que el problema no es que hubiera un error o un sinsentido en el refrán, sino que fue un refrán adelantado para su época.

Antes, y cuando digo antes me refiero a la época de las cavernas, si bien era mucho más difícil conseguir comida, era mucho más fácil comer, porque no habían tantas opciones.
– ¿Qué cazaron?
– Un mamut
– Perfecto

A nadie se le ocurría salir y decir
– Oye, pero no se conseguirá un pedacito de prixeceraptus a la plancha.

¡No! especialmente porque la plancha todavía no se había inventado y porque “prixeraptus” es un nombre que se me acaba de ocurrir, pero ustedes me entienden.  El punto es que se comía lo que había y todos quedaban felices y agradecidos. Ahora no, ahora vivimos en una sociedad increíblemente caprichosa y malcriada. Cuando vamos a salir a comer no nos preguntamos ¿qué hay? sino ¿qué nos provoca? y así estemos en la feria de un centro comercial podemos elegir entre pollo, pescado o carne servido por nacionalidad, griego, chino, árabe, americano, o por calidad, sano, chatarra, frito a la pancha… lo peor es que frente a todas estas opciones todavía hay gente que tiene el descaro de decir:
– Ay no sé, tengo mucha hambre, pero es que no me provoca nada…
Y yo me pregunto ¿pero qué otra cosa le pueden provocar? ¡Ah! ¡ya sé! Mamut… pero lamentablemente para los amantes del mamut, ya pasó la temporada.

Yo solía comer cualquier cosa, lo que me provocara o lo que hubiese, pero ahora hay una nueva variable que me ha complicado la elección y son los “Recientes Estudios”. Los Recientes Estudios se han encargado de confundirme al punto de ya no saber lo que es bueno o malo para el cuerpo.  “Recientes estudios han encontrado que el agua de chorro tiene un alto nivel de cloro que puede ser mortal, que el agua filtrada en casa tiene mucho carbono y que el agua en botella es completamente tóxica por la contaminación del plástico”. Es decir que por mi salud tengo que dejar de tomar agua, pero los Recientes Estudios también han descubierto que el 80% de nuestro cuerpo es líquido, mientras otros Recientes Estudios determinan que el vino es bueno para el corazón, que el whisky es bueno para la tensión y que el ron es bueno para la gripe. Conclusión el 80% líquido de nuestro cuerpo no necesita agua sino alcohol.

La lista es interminable y hoy día con el afán fitness la cosa se vuelve aún más confusa porque resulta que todos los inventos dietéticos como la sacarosa y el aspartame son venenos cancerígenos. El otro día pedí una Coca Cola y el mesonero me preguntó
-¿Regular o Light?
En fracciones de segundos comencé a procesar la vasta cantidad de información que había en mi cabeza, las ventajas de perder peso, los Recientes Estudios del aspartame, el “Super Size Man” hasta el último comercial donde publicitariamente se proclama que este mundo lo que necesita es amor y Coca Cola. Al ver mi cara el señor sabiamente me dijo algo que finalmente puede comprender.
– Lo que no mata engorda.
Y a mi no me se ocurrió mejor opción que decirle:
– La que quiera señor, tráigame la que quiera.

César Muñoz

4 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

U2 en el Metro o ¿Para quién es el aplauso?

imgres

Hace poco vi un video, un clip del show de Jimmy Fallon. Fallon es un ícono del entretenimiento en la cultura americana quien actualmente conduce el legendario “Tonight Show” de la cadena NBC. En el clip, Fallon, junto a la banda U2 llegan disfrazados a una estación de metro en Nueva York. La banda comienza a tocar mientras que él le habla a la gente que va pasando pidiéndoles que se acerquen para apoyar el talento de los músicos.

Si bien se acercaron algunos curiosos, luego de algunos minutos Fallon, siguiendo el guión, dice “Esto así no está funcionando” y se quita los lentes, el sombrero y el bigote postizo. En ese momento, al descubrir quién era la persona que estaba detrás del disfraz, el público comenzó a gritar. Gritos que pasaron a euforia al descubrir que la banda que versionaba a U2 era la banda original.

No dudo ni un instante que para los presentes ha debido ser muy emocionante tener un concierto privado de  U2, incluso con la posibilidad de tomarse videos con Bono, el cantante líder, mientras este interpretaba una versión acústica de “Desire”. De haber estado allí, ya me habría encargado de volver locos a todos mis amigos, familiares, conocidos y desconocidos con el cuento “sabes que en estos días estaba en el metro de Nueva York y…” Es más creo que en poco tiempo dejaría de llamarme César y comenzaría a ser “El tipo del cuento de U2 en el metro”.

La pregunta que no deja de resonar en mi cabeza es ¿qué es lo que realmente emociona? ¿la música? ¿la voz? ¿la canción?… y saben que, para bien o para mal, creo que ya no es nada de eso. Creo que hace tiempo nos dejó de emocionar el contenido del arte y comenzamos a idolatrar la imagen de los artistas.

El actor y comediante Steve Martin cuenta en su autobiografía “Born Standing Up” cómo en el punto más alto de su carrera como artista de Standup comenzó a sufrir una gran decepción al descubrir que el público se reía y aplaudía cualquier cosa que hiciera, sin discriminar, sin pensar y sin escuchar lo que el les narraba.  Allí, cuando las risas y los aplausos eran una consecuencia de su mera presencia y no un resultado de la apreciación de su trabajo, comenzó a experimentar la soledad del escenario y decidió abandonarlo. Tras visitar uno de los primeros teatros donde se presentaba, recordaba cuando día tras día tenía que trabajar en su material, pulirlo y mejorarlo para ganarse al público y deseó poder volver a aquel momento.

No pretendo hacer de esto un lamento, es la realidad en la que vivimos, pero me perece importante y necesario de vez en cuando cuestionar nuestros gustos y preguntarnos, “¿me gusta o me lo gustaron?” o ¿qué es lo que en realidad me gusta?. Simplemente para no pasar por alto eso que más allá de la euforia o los fuegos artificiales, puede llegar a brindarnos un momento de verdadera felicidad o mejor aún, de plenitud. Simplemente para no perdernos el tuétano de la vida, los nutrientes del arte y la esencia de quienes nos acompañan.

De cualquier forma no dejen de avisarme si alguien se entera de la próxima estación de metro donde va a tocar U2.

César Muñoz.

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

VIERNES 13

calendario_viernes13_tamanoFB-1

Desde hace muchos años, el número 13 ha estado vinculado con la mala suerte. En el TAROT la carta número 13 es la carta de la muerte, la cábala habla de 13 espíritus malignos, el anticristo aparece en el capítulo 13 del Apocalipsis y así muchas otras referencias como que 13 es la edad en que a la gente le comienzan a salir las espinillas, o que las cosas malas suceden para que la gente se es13.

Pero la creencia de la presencia de la mala suerte cuando un viernes cae día 13 se remonta a un hecho histórico concreto, en la época de Las Cruzadas, los Caballeros Templarios y la Santa Inquisición.

Las Cruzadas fueron expediciones militares llevadas a cabo por la iglesia católica con el fin de recuperar La Tierra Santa, que son todos los lugares donde suceden los hechos narrados en la Biblia, para entonces tomadas casi todos por los musulmanes.

Los Caballeros Templarios, fueron una orden cristiana cuyo objetivo principal era proteger a los cristianos que seguían en Jerusalén después de la conquista de los musulmanes.

Y la Santa Inquisición, era una institución que estaba encargada de erradicar a los que ellos consideraban herejes de la Ia iglesia católica.

El caso es que el Rey Felipe IV de Francia empezó a temer por el poder militar que estaban adquiriendo los Caballeros Templarios y en ese entonces corrían rumores de que estos practicaban rituales mágicos y ceremonias secretas. Valiéndose de los rumores, el rey presiona al papa para que este los detenga. Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo ARTÍCULOS